Bajando Lineas

“Estamos abandonados”: Estos turistas varados en los EE.UU. por el coronavirus quieren volver a casa.

Argentinos varados

Más de 1.000 turistas de Argentina terminaron en Miami, agotando su dinero y suministros. Algunos han perdido sus trabajos mientras esperaban su regreso.

MIAMI – Analía y su esposo, Mariano, están tratando desesperadamente de seguir las estrictas órdenes de permanecer en casa que se imponen en todo el mundo. El problema es que no han podido volver a casa.

La pareja se encuentra entre más de mil turistas de Argentina que se han encontrado varados en Miami, algunos desde hace más de dos meses.

Llegaron a los EE.UU. sólo unos días antes de que Argentina respondiera a la amenaza de COVID-19 cerrando sus fronteras a mediados de marzo y luego cerrando los vuelos de repatriación, dejando a unos 10.000 argentinos que viajan al extranjero sin forma de volver.

En ese momento, la pareja había presupuestado sólo lo suficiente para mantenerlos para un viaje corto. Ahora, se están quedando sin dinero – y están cada vez más desesperados.

“Mi marido tiene diabetes y los dos estamos inmunocomprometidos”, dijo Analía, de 56 años, quien pidió que no se utilizara su apellido.

“Al principio, lo más importante era conseguir una receta para la insulina”, dijo Analía. “No estaba cubierta por el seguro, porque estábamos aquí. Teníamos que gastar 1.000 dólares en lo suficiente para un mes”.

“Estamos abandonados”, dijo, y añadió que se sienten “vulnerables” en un país extranjero.

La cobertura completa del brote de coronavirus

A principios de mayo, la Argentina comenzó a permitir que sus ciudadanos regresaran al país, pero hay un número limitado de vuelos cada semana, lo que garantiza que muchos se queden varados durante semanas.

Mónica Grande, de 51 años, y su marido, Martín Paravecchi, llegaron a Miami desde Buenos Aires a finales de febrero, con la intención de quedarse un par de semanas.

“Cuando crees que vienes por una semana y dura más, la mayoría puede arreglárselas económicamente por una semana más”, dijo Grande. “Pero no más de un mes.”

El coste de la vida es más elevado para los argentinos, cuya moneda, el peso, es mucho más débil que el dólar, y sus compras también están sujetas a un impuesto del 30 por ciento en moneda extranjera por parte de su gobierno.

Algunos turistas varados han tenido que buscar refugio en casas abandonadas, se amontonan con desconocidos en habitaciones de moteles y agotan sus líneas de crédito mientras soportan el encierro fuera de su país de origen.

Algunos han perdido sus trabajos, dijo Grande. Sabe de personas que viajaron sin sus computadoras portátiles y que ahora, en los Estados Unidos, “tuvieron que elegir entre ‘comprar una computadora y trabajar desde casa o comer y encontrar un hotel donde quedarse'”, dijo.

Buscando ayuda, formando una comunidad

Los turistas dicen que sus repetidas llamadas y solicitudes al consulado argentino en Miami y a la embajada argentina en Washington no les sirvieron de mucho, excepto por una lista de hoteles, aunque Grande dijo que recientemente se enteró de que “han contactado a algunas personas con problemas médicos” para que los suban a los vuelos.

Aún así, esto ha llegado después de casi dos meses en los EE.UU., y durante ese tiempo, Paravecchi y otros decidieron acudir unos a otros en busca de apoyo a través de los sitios web, WhatsApp e Instagram. 

Utilizan las plataformas para compartir información sobre la seguridad de la comida, la medicina y el alojamiento, encontrándose a distancia a través del hashtag #varadosenmiami (“varados en Miami”) y difundiendo su mensaje a través de #queremosvolveracasa, (“queremos volver a casa”).

“Esta gente necesita ayuda, y queremos ayudarles”, dijo Grande. “Así que organizamos redes sociales para ayudar en diferentes categorías: comida, medicina, vuelos, información sobre visados y alojamiento. Formamos un equipo completo de gestión de crisis y dos páginas de GoFundMe para ayudar a pagar lo esencial, especialmente la medicina.”