Bajando Lineas

Cómo el estricto cierre de Covid-19 en Argentina salvó vidas

Argentina cuarentena

Washington, Nueva York, California y Oregón habían declarado emergencias. Pero los niños seguían yendo a la escuela y los adultos seguían trabajando. La administración Trump acababa de imponer ineficaces prohibiciones de viaje a los no ciudadanos que llegaban de China. 

Pero los expertos en salud pública dijeron que los cierres al estilo Wuhan nunca podrían ocurrir aquí. La respuesta de los EE.UU. fue lenta, peligrosa, en movimiento lineal, sólo probando a unos pocos cientos de personas cada día. 

Y a pesar de las señales de advertencia, en algún momento percibimos esto con normalidad. Lo que hizo mucho más difícil imaginar que el gobierno de Argentina pudiera reunir una respuesta agresiva para restringir la propagación exponencial del virus. Pero lo hizo. Y probablemente salvó decenas de miles de vidas.

Hoy en día, los EE.UU. lidera el mundo en muertes de Covid-19. Hasta el jueves, el virus ha matado a casi 43.000 personas en los EE.UU. e infectado a más de 842.000, según un tablero mantenido por la Universidad Johns Hopkins. 

Argentina tiene poco más de 8.000 casos confirmados y 373 muertes. Per cápita, el coronavirus ha demostrado ser 40 veces más mortal en los EE.UU. que en Argentina.

Estar allí cuando el país sudamericano entró en una acción sin precedentes dio una ventana a lo que habría sido el aspecto y la sensación si los EE.UU. hubieran tomado en serio el Covid-19 desde el principio. 

Cerrar fronteras, suspender viajes, negocios de contraventanas y ordenar a la gente que se quede en el interior, son algunas de las herramientas de salud pública más antiguas y perturbadoras de las que dispone un gobierno cuando se enfrenta a la contención de una nueva enfermedad mortal. 

En la actual batalla contra el Covid-19, el objetivo de estas medidas es evitar un repentino aumento de nuevas infecciones que abrumaría a los hospitales de la región. Aplanar la curva permite a los sistemas de salud ganar tiempo para prepararse y, con suerte, salvar vidas.

Si bien el acceso a la atención de la salud es un derecho constitucional de todos los argentinos, la calidad de esa atención varía mucho, de acuerdo con la inmensa disparidad de ingresos del país. 

Alrededor del 10 por ciento de la población, concentrada en su mayoría en Buenos Aires, compra su propio seguro directamente. Eso les permite acceder a hospitales privados que pueden atraer a los mejores médicos y enfermeras con mayores salarios y mejores horarios. 

Alrededor de un tercio de la población, sobre todo los pobres de las zonas rurales, no tiene ninguna cobertura formal y recibe atención a través de una red de hospitales públicos crónicamente carentes de fondos y personal. 

La mayoría restante de los argentinos se aseguran a través de sindicatos u obras sociales. Existen más de 300 de estos sindicatos, cada uno de ellos asociado a un oficio o industria específica, cada uno de los cuales brinda diferentes beneficios de salud a sus integrantes.

Un mosaico de leyes regionales y nacionales vincula a todas estas entidades sin la supervisión de un solo órgano rector. 

El resultado es un sistema tremendamente y singularmente fragmentado, dice Martin Langsam, profesor e investigador de políticas de salud de la Universidad Isalud de Buenos Aires. “No hay un sistema de atención de salud tan complicado como el de Argentina”, dice.

Una respuesta nacional a la pandemia del Covid-19 -aumentando la capacidad de los hospitales, comprando ventiladores y equipos de protección para los trabajadores de la salud de primera línea, estableciendo pruebas masivas y trazando contactos- requeriría la coordinación de todos los diversos actores de este sistema laberíntico. 

Pero el desafío aún mayor para la Argentina ha sido cómo hacerlo mientras está al borde de la bancarrota.

Antes de que Covid-19 parara de golpe las economías del mundo, Argentina ya estaba en graves problemas financieros. 

En febrero, el Presidente Alberto Fernández se dirigió a las conversaciones con el mayor acreedor del país, el Fondo Monetario Internacional, con la esperanza de retrasar los pagos de la deuda de Argentina de 100.000 millones de dólares que había vencido. 

Fernández heredó ese déficit histórico a finales de 2019, cuando fue elegido para el cargo más alto de la nación en un rechazo a las políticas del anterior líder, Mauricio Macri. 

En un esfuerzo por enderezar la tambaleante economía del país, Macri había pedido mucho dinero prestado y al mismo tiempo había recortado los subsidios públicos para los trabajadores de bajos ingresos. 

Estas dolorosas medidas políticas no contribuyeron a estabilizar el peso; durante su mandato, las tasas de inflación de la Argentina se dispararon a unas de las más altas del mundo.