Bajando Lineas

Cabañas en San Martín de los Andes en invierno

San Martín de los Andes pertenece a las localidades cordilleranas más bellísimas y emblemáticas de la Patagonia argentina. Su arquitectura especial con piedra y madera, su diferente oferta cultural, sus configuraciones de hospedaje, su gente y sus panoramas la hacen una de las más elegidas en el momento de planificar un merecido descanso.

Localizada a orillas del lago Lácar y cercada de la majestuosidad del Parque Nacional Lanín, la hermosa San Martín de los Andes tiene en las 4 estaciones del año los atractivos necesarios para que el visitante desee quedarse para toda la vida.

Cientos de visitantes se aproximan con el calor del verano para gozar de las incontables cabañas en san martin de los andes y ocupaciones recreativas que aquí tienen la posibilidad de hacerse, entre las que se resaltan los paseos en mountain bike, el canotaje, las cabalgatas, el trekking, los ascensos a los cerros y, desde luego, la pesca con mosca de truchas y salmones.

Las Cabañas en San Martín de los Andes en invierno es el ámbito ideal para la costumbre de deportes invernales, entre los que se resaltan el esquí y el snowboard. El cerro Chapelco, situado a pocos kilómetros de San Martín, es el sitio perfecto para arrimarse a la nieve en toda su esencia.

La familia entera puede gozar de variadas ocupaciones que van desde caminar por bosques nevados hasta escurrirse a toda agilidad sobre un trineo tirado por perros huskies.

Tanto el otoño como la primavera guardan misterios encantos que estallan en una extensa selección de colores y gustan a personas desde todos los rincones del país y desde el exterior.

Las Cabañas en San Martín de los Andes pertenecen a las cunas del chocolate artesanal. Desde hace varios años se convirtió una tradición que las chocolaterías más indispensables de la Patagonia se instalen en esta coqueta localidad.

Se puede entrar a San Martín de los Andes por vía terrestre o por vía aérea, aterrizando en el campo de aviación local, situado a algo más de 20 kilómetros de la región. La famosa Ruta de los Siete Lagos une a la localidad con la grandiosa Bariloche. Desde Buenos Aires, son 1.600 los kilómetros que tienen que recorrerse para lograr este paraíso cordillerano.